Recientes

Vivamos tranquilo sabiendo que la victoria está asegurada para quienes permiten que Dios pelee sus batallas

Vivamos tranquilo sabiendo que la victoria está asegurada para quienes permiten que Dios pelee sus batallas
El poder de Dios es tan grande que en muchas ocasiones libró a Israel de sus enemigos sin que el ejército o el pueblo intervinieran. En tiempo de Gedeón, los madianitas oprimian al pueblo como langostas que devastaban sus cosechas y ellos tenían que esconderse en las peñas, cuevas y escondrijos que encontraran.

Llegó el momento en que Madian quiso exterminarlos, pero Dios  no lo permitió.
Utilizó a Gedeón como instrumento de liberación, sacándolo del campo y convirtiéndolo en el sexto juez de Israel, y este convocó al pueblo para defenderse reuniendo junto a 32.000 hombres dispuestos a pelear sin ser conciente de que los madianitas eran 135.000 hombres de guerra.

Sin embargo el señor tiene su propia estrategia para liberar a su pueblo del enemigo. Dios no quería que Israel pudiera jactarse contra él, de manera que las indicaciones que le daba a Gedeón, fue reduciendo el número de soldados hasta llegar solo a trescientos hombres y con ese pequeño número le dijo que lo iba a entregar al ejército enemigo que era de 135.00 soldados.
Con esto Dios quería que el pueblo fuera testigo de lo que puede hacer por sus hijos.no necesitaba un ejército grande para defenderlo, sino testigos de su gran poder, y así sucedió.

Vivamos tranquilo sabiendo que la victoria está asegurada para quienes permiten que Dios pelee sus batallas.

Fuente: Fuentes de vida


No hay comentarios